¿Necesita tu web una estrategia SEO?

miguel-angel-marcos

Miguel Ángel Marcos

key account manager

¿Necesita tu web una estrategia SEO?

“La segunda página de Google es el mejor lugar para esconder un cadáver”

Sabiduría popular

El posicionamiento web en buscadores o SEO es un factor clave para el éxito de cualquier empresa que quiera tener presencia en Internet. Aparecer en los primeros resultados de búsqueda de Google, atraerá clientes potencialmente interesados tus nuestros productos o servicios.

Somos vagos por naturaleza, por lo que lo primero que encontramos, lo primero que miramos, ¿no te pasa a ti?

Así que si te haces esta pregunta, te aviso que la respuesta te va a hacer trabajar un poco..

¿Necesito una estrategia SEO para vender más?

La respuesta es . Sin duda alguna, para que te vean, te encuentren, se interesen por ti y te compren finalmente.

Pero ojo, un buen posicionamiento SEO no se consigue de la noche a la mañana. Se necesitan meses para ver resultados.

Necesitarás no solo tiempo, sino también unas buenas bases de trabajo: conocer al dedillo a tu cliente ideal, saber cómo encontrar las mejores palabras y frases que usan a la hora de buscar información, ser constante y elaborar contenido que sea de valor (útil, entretenido e interesante)

Pero si haces todo eso y aplicas una estrategia estructurada y clara, lo conseguirás seguro.

Si quieres ir abriendo boca,  aquí te dejamos 8 sencillos pasos para mejorar tu posicionamiento SEO. 

1. Definición de palabras clave (las famosas keywords)

Antes de crear por crear, párate.

Ni se te ocurra ponerte a ello sin tener conocimientos sobre cómo son las búsquedas de palabras relacionadas con tu negocio o producto.

Hay que conocer qué palabras tienen un mayor volumen de búsqueda y relevancia, así como un nivel de competencia aceptable.

Busca un equilibrio entre volumen y competencia.

Para ello, como ya hemos mencionado anteriormente, es importante analizar muy bien a nuestra audiencia: cuál es su forma de expresarse, qué busca, qué espera de nosotros, etc.  Este es uno de los factores que determinarán el alto o bajo volumen de acceso a una web. 

Consejo básico: antes de crear tu página, define la palabra clave a conciencia.

2. Definición de títulos (H1) y subtítulos (H2, H3…)

Con la gran cantidad de información que Internet nos ofrece a un solo clic, está cada vez más claro que las personas no gastan más que unos segundos para leer una noticia o artículo.

Y en sólo un par de segundos, piensa, ¿qué te da tiempo a leer?

Pues solo el título.

La mayoría de los usuarios nos interesamos por los títulos y como mucho por algún que otro subtítulo, siendo muy pocos son los que leen el contenido completo.

Es por esto por lo que la lectura siempre debe ser guiada.

Debemos estructurar el contenido para facilitar la lectura y la búsqueda, por parte del usuario, de aquellas partes o fragmentos que de verdad le interesan. 

Y para tener éxito con el SEO es esencial utilizar una jerarquía en cualquier entrada de tu web así como en tus posts o artículos.

Para los más inexpertos, H1, H2, H3 son las clasificaciones que definen el título y subtítulos de tus posts. Y merece la pena recalcar que la presencia de la palabra clave que hayamos elegido para el artículo deba encontrarse en el H1 (título del post o la entrada) y al menos en otro de los subtítulos. 

¡Con estos sencillos pasos, ayudaremos al posicionamiento orgánico (SEO) de nuestra web!

3. Meta descripción

La Meta descripción es tan esencial como la palabra o frase clave que define el artículo.

Otra palabreja del SEO.

Podemos decir que las meta descripciones actúan como una tarjeta de presentación del contenido jugando un papel fundamental a la hora de obtener un buen posicionamiento en los diferentes buscadores (Google, Bing, etc.) 

Recuerda que a la hora de escribir la meta descripción de tu post es necesario:

  • Incluir la palabra clave
  • Mostrar lo que el lector encontrará en esa pieza de contenido
  • No crear falsas promesas sobre el contenido
  • Seducir a tu lector
  • Demostrar al usuario el valor del contenido

¡Ah! ‘solo’ dispones de 155 caracteres para hacer todo esto.

Tómate tu tiempo para definir una buena meta descripción, pues puede marcar la diferencia a la hora de que un usuario elija tu web.  

4. URL amigable

Cuando publicas un nuevo post del blog o una nueva entrada en tu web, se crea en automático una nueva URL ligada a tu web. Puedes dejarla o elegir una tú mismo.

Te recomendamos que siempre la revises.

Elige una que sea de fácil comprensión. Que sea natural y facilite el acceso del usuario que busca artículos como los tuyos.

Sé directo, evita URLs extremadamente largas e innecesarias. Y, en la medida de lo posible, utiliza la palabra clave del artículo en la dirección electrónica del post.

Por ejemplo, si nuestra agencia de marketing digital tiene un apartado de posicionamiento SEO, la URL podría ser: https://nombredelaagencia.com/agencia-de-seo/. 

No olvides que debes contar siempre con una web segura que cuente con Certificado de Seguridad SSL. A Google ésto le importa y mucho…

5. Imágenes con ALT Text

Las imágenes, otro elemento que si está bien definido e identificado en tu web te dará muchas alegrías.

Es esencial que hayas usado imágenes optimizadas. Para entendernos que estén estupendas de calidad pero que no ocupen mucho espacio para que la web vaya rapidita.

Disminuir el tamaño de una foto de manera automática se puede hacer mediante la instalación de un plugin en tu web. Esto facilitará el tiempo de carga de la web mejorando la experiencia del usuario al navegar por ella. 

Ya sean imágenes destacadas, imágenes en un texto, infográficas, GIFs o cualquier otro tipo de imágenes que hayas incluido en tus publicaciones, recuerda ponerles un nombre adecuado

Ni que decir tiene que todas deben contener la palabra clave específica del post para que estas sean identificadas y debes evitar el uso de números.

Ejemplo de un etiquetado erróneo sería: consejos-seo-1; consejos-seo-2,… 

6. Contenido original y que aporte valor

¿Pensaste alguna vez en usar para tu web una imagen encontrada en Google?

¿O en copiar la wikipedia al completo?

No te lo aconsejamos en absoluto.

Google analiza y penaliza enormemente el contenido que no es original. Si copias, te vas a la cola. Así de simple. 

Si en un post introduces una frase célebre de algún autor, no habrá problema alguno, porque seguro será menos del 20% del total del texto. Esto es lo que fija Google para comenzar a penalizar una web. 

Por otro lado, Google también valorará nuestro contenido según parámetros de interesante o no para los usuarios.

Que sea relevante para él. De lo contrario, obtendremos una gran tasa de rebote ya que el usuario accederá a nuestra web, no encontrará lo que buscaba o prometíamos y simplemente se marchará a otro sitio.

Por eso, debemos tener siempre nuestro contenido bien estructurado y enlazado.

7. Estrategia de enlaces

¿Enlazar a dónde?

Que desde nuestra web se pueda acceder a otros sitios relacionados con el tema que se está leyendo, redes sociales, otros posts, etc. 

Y nos referimos tanto enlaces a nuestra propia web (otros post o apartados) como a otras externas (que no sean nuestras).

Por supuesto también un plus que otras páginas webs enlazasen a la nuestra.

Otros blogs de temática similar, a las que les parece interesante nuestro contenido, otras páginas web que nos recomiendan, etc

¡Cuidado!

Es muy importante además que estos enlaces sean de calidad. No vale de nada que una página web en otro idioma, con contenido malicioso, virus o sin contenido alguno nos enlace.

De hecho, si Google descubre una enorme cantidad de contenido enlazado, desde lugares nada relacionados con nuestra temática, nos penalizará. Otra vez a la cola…

Hay que tener en cuenta los enlaces rotos, ya que puede que no estuviera roto la primera vez que lo escribimos, pero esa web haya cambiado de dominio, haya desaparecido, etc.

Por ello, debemos analizar con frecuencia el número de enlaces rotos para irlos corrigiendo

8. Web responsive

Volvemos a las palabras raras.

Que la web sea responsive es que se adapte al tamaño de cualquier pantalla de dispositivo por el que puedan buscarnos o encontrarnos.

Móvil, tablets, mini pcs u ordenadores de mesa a la antigua usanza.

Que se adapte el diseño y la información de la web perfectamente, sea cual sea el dispositivo del usuario.

Esto se ha convertido en uno de los requisitos más importantes que indica Google para poder posicionarte positivamente, ya que la mayoría de los usuarios navegan con más de un dispositivo y de distintas características cada uno.

Si tu web no es responsive, empezarán a descuadrarse los textos en la pantalla, fotos que no se verán y usuarios que inmediatamente buscará otra opción más cómoda de ver . 

Sabemos que todos estos pasos pueden resultar un poco difíciles si no estás habituad@ a la configuración de webs y al marketing digital.

Si todo esto te suena a chino, pero quieres avanzar más rápido y empezar a verder ya por internet llámanos y ¡nos ponemos a ello juntos!

Te ayudamos

Estás a un solo paso de hacer despegar tu negocio en internet.

Es hora de ver como tu competencia se queda atrás.

Tanto si estás dando tus primeros pasos como si quieres tocar el cielo, compartimos contigo todo nuestro conocimiento.

Escríbenos y empieza YA a destacar.